por Manuel Santana

 

Todos en el pueblo dormían tranquilos a sabiendas de que el idiota cuidaba la puerta.

Al caer la tarde se congregaban en la plazoleta del soportal y allí aguardaban la aparición del singular mecenas. A punto del anochecer él aparecía y bendecía con gestos toscos y un grotesco ceremonial la entrada a la ciudadela.

Después todos le creían y se marchaban a sus tumbas de papel crepé a esperar el alba, mientras el idiota corría desnudo por el atrio y gritaba verdades a medias.

Cierta noche un general venido de un pueblo diminuto al norte de Peninburgo, cuya ubicación ya todos ignoran, marchó con su ejército a la ingenua ciudad. Entró por el umbral principal sin oposición más allá de los falsos muros y el memo nudo que susurraba mentiras, a medias también.

Murieron miles, la mayoría ancianos y niños,  que clamaban piedad a los habitantes que bajo los gritos hilarantes del centinela vulgar habían perdido ya la capacidad de escuchar.

Nadie culpó al idiota, que al final fue confiado a participar de un puesto honorífico del nuevo régimen dictatorial.

 

 

Manuel Santana, nacido en Guadalajara, Jalisco, ha dedicado la mayor parte de su carrera profesional a la investigación, sin dejar atrás un gusto expreso por la literatura. Ha sido colaborador en proyectos cinematográficos independientes, así como guionista y cuentista.

Ilustración de Giorgio de Chirico.

(Visited 115 times, 1 visits today)
La Marabunta

La Marabunta

Revista Marabunta es un espacio web para la publicación e intercambio de contenido literario y artístico. Somos una organización sin fines de lucro (por ahora) y autogestionamos nuestro trabajo para acercar al público una experiencia cultural diferente. Las opiniones vertidas en cada artículo y los comentarios que le retroalimentan son responsabilidad del autor o persona que los emite, así como el material visual (expcepto las ilustraciones de uso libre y de arte universal). Para cualquier comentario, duda, queja o donación (de cualquier tipo) contacte a la mano que mese la cuna en contacto@revistamarabunta.com

Otros textos

Comentarios

comments