por Julia Bonilla

 

Escribo para recordar cuánto vives en mi memoria.

            Y he necesitado de un par de textos para apretar mis puños y negarte dos veces.

                        Perdono, porque las noches solitarias me enseñaron a hacerlo

                        lloro, porque ante el silencio no hay ruido más extraño que tu nombre

                        te compadezco, porque compartimos la desdicha.

Y busco en el deseo nocturno la buena idea y las pastillas para el cansancio.

Las bebo mientras pienso en el destino,

            en el tiempo,

                        en la ira,

                                    en la amistad,

                                               en el hambre,

                                                           en la sensación de no ser, y ser tú…

Imágenes llegan

El sí,

            las fotografías,

                        el anillo,

                                    las flores,

                                               las sonrisas

                                                           y el anhelo incesante por darte un abrazo y                                                                          felicitarte.

Y los edificios van cubriendo tu sombra,

Y los departamentos callan tu voz

            Vives

                        y juegas a ser mujer

                                    a ser destino y salida

                                               a sonreír por las mañanas y escuchar el sustantivo señora.

Y caes en cuenta que esto valió la pena:

            no sabía de tu pasado

            de tus inquietudes

            de tu beso a mujer

            de tu calzado precoz

Piensas que vuelves a nacer

            cuando te penetra,

            cuando abre la puerta de su hogar

            para decirte esposa

[pero detienes el tiempo y las palabras en tus recuerdos]

Y justificas,

            en un corto acto,

la necesidad de dar respuestas a tu pasado…

Y yo, al otro lado, te nombro

el grito sin eco

Yerma, eres un destino sin salida

            Un camino sin orilla

                        Un río sin fin

Mis alas me llevan a otros caminos,

            A un viaje en el que plantaré mi semilla

                        me guían a Tierra fértil.

Y, sin embargo, has detenido el tiempo.

 

 

Julia Bonilla tiene la fortuna de haber nacido en el Distrito Federal y decir que, actualmente, vive en la Ciudad de México (aún sin salir del mismo estado, pero de ebriedad). Lee más de lo que escribe y corrige más de lo que lee.

Fotografía de Danila Perevoshchikov.

(Visited 416 times, 1 visits today)
La Marabunta

La Marabunta

Revista Marabunta es un espacio web para la publicación e intercambio de contenido literario y artístico. Somos una organización sin fines de lucro (por ahora) y autogestionamos nuestro trabajo para acercar al público una experiencia cultural diferente. Las opiniones vertidas en cada artículo y los comentarios que le retroalimentan son responsabilidad del autor o persona que los emite, así como el material visual (expcepto las ilustraciones de uso libre y de arte universal). Para cualquier comentario, duda, queja o donación (de cualquier tipo) contacte a la mano que mese la cuna en contacto@revistamarabunta.com

Otros textos

Comentarios

comments