por Tomás Pacheco Estrada

 

Amo el cine pero más amo realizar películas, me asombra ir a las salas cinematográficas para ver filmes en 3D con hartos efectos especiales. Es evadir una realidad para sumergirse en un mundo fantástico y anhelo trasladar esas películas norteamericanas para adaptarlas a México. Quisiera que un monstruo o un robot gigante atacara la ciudad de Monterrey, ver cómo la abominable criatura destruye los edificios y su rugido hace correr a la gente asustada, y que la fuerza aérea y el ejército mexicano lo combatan. ¿Qué monstruo gigante será el idóneo, un reptil gigante o acaso un simio o un robot gigante?, eso sería épico.  Quisiera ver  en la pantalla cómo Guadalajara tiene una marabunta de zombies atacando a la gente y que uno se cuele en el estadio Jalisco para expandir el virus letal de los muertos vivientes al morder a los aficionados del  futbol. Mirar cómo en la Ciudad de México de pronto aparece un misil nuclear explotando, destruyendo el Monumento a la Revolución, irradiando a los sobrevivientes,  convirtiéndolos en mutantes. O que la urbe mexicana sufra una invasión extraterrestre, donde las naves provenientes del espacio surquen en el cielo chilango y de ellas emerjan vehículos blindados que ataquen por el Ángel de la Independencia y de ahí pasen a disparar rayos láser contra los edificios del Paseo de la Reforma.  Me impactaría contemplar  un tsunami en Veracruz,  una ola gigante entra al puerto jarocho arrasando con todo y si salen monstruos marinos sería mejor; ver inundarse el estadio Pirata Fuente, donde ahora sí hay tiburones de verdad surcando el inmueble. Que en las selvas de Chiapas hay un mundo perdido, donde viven los dinosaurios y otras especies como el Pterodáctilo. Unos empresarios los capturan y se los llevan a Cancún, donde algo sale mal y por culpa de un error los dinosaurios escapan y así observar al Tiranosaurio Rex   junto con el Triceratops, además de otras especies, recorrer Cancún destruyéndolo.  Adaptar varias películas al estilo mexicano, como la de Mad Max pero aquí sería Mad Mex o El loco mexicano, recorriendo un México postapocalíptico, en busca del petróleo en las ruinas de Pemex. Tener a nuestros superhéroes mexicanos, capaces de luchar con amenazas de este mundo o del espacio, sería espectacular como usan sus superpoderes. Uno capaz de correr rapidísimo, otro con súper fuerza y capaz de volar, uno con la inteligencia detectivesca siendo Camazotz, el dios murciélago. Uno que use los colores patrios de la bandera mexicana protegiéndonos, también que use la fuerza de la magia, tener al que use una armadura o convertir a nuestros personajes folklóricos en superhéroes como el nagual, la mulata de Córdoba, el charro negro, etc. Sería maravilloso si llevaran al cine las historias prehispánicas de las mitologías aztecas y mayas. De saber cómo Huitzilopochtli salvó a su madre de un ejército de enemigos, de conocer a Quetzalcóatl y su travesía por los infiernos. Rescatar el cine de luchadores y poner a  la Parka a pelear contra terroristas de Al Qaeda o a Love Machine enfrentar a las huestes de Isis o el estado islámico; a Psicosis luchar contra reptilianos, seres que se hacen pasar por terrícolas. A Coco Rojo y a Coco Azul combatir contra los políticos mexicanos, que en realidad son demonios adoptando apariencia humana. Revivir el género ranchero pero a lo grande, poner a los hombres de campo con una amenaza terrorífica como sería el de Charros contra nazis, donde los rancheros canten a su amada como lo hacían en su tiempo Pedro Infante y Jorge Negrete pero realizando maromas y suertes montados en sus caballos. Pero todas estas películas merecen ser rodadas con CGI, usando hartos efectos especiales y por supuesto con 3D incluido, así disfrutar de filmes como la de México bajo hielo, donde todo el país esta congelado; hacer que explote la central nuclear de Veracruz para crear al monstruo de la Laguna Verde. Sentir el terror con películas de los chaneques, el chupacabras, la planchada, la mujer herrada o el charro negro. ¿Quién será el cineasta mexicano que nos dé el Star Wars hecho en tierras aztecas o el que use nuestras costumbres y tradiciones de las piñatas, el día de muertos juguetes y dulces mexicanos? Un mundo donde haya alegrías, palanquetas, chocolate, obleas y cacahuates. ¿Qué director de cine realizará un nuevo anarquista con una careta de Guillén de Lampart?, ¿quién nos traerá de vuelta a las momias de Guanajuato? Sólo deseo pronto ver todas estas ideas plasmadas en muchas películas mexicanas con títulos como La guerra de los drones, La serpiente marina del Mar de Cortés o Sharkrracane (huracán de tiburones). Así con gusto voy al cine a disfrutar no del mejor cine mexicano, pero sí de los blockbusters hechos en México.

 

 

Tomás Pacheco Estrada: nací en Orizaba el 28 de agosto de 1978. Soy escritor, actor, cineasta de la ciudad de Córdoba, Veracruz. Saqué un cortometraje, se llama Ana Claudia de los Santos y está en Youtube. También fui extra de la película Gloria y de la serie A2D3. Ganador de los primeros lugares del Festival de La Caña en categoría de cuentos. Tengo un relato la antología de Córdoba: Tinta Café. Ya tengo un segundo relato publicado en el libro llamado Trapiche con el cuento “El Brayan”. Escritor de la revista Minatura.

La Marabunta

La Marabunta

Revista Marabunta es un espacio web para la publicación e intercambio de contenido literario y artístico. Somos una organización sin fines de lucro (por ahora) y autogestionamos nuestro trabajo para acercar al público una experiencia cultural diferente. Las opiniones vertidas en cada artículo y los comentarios que le retroalimentan son responsabilidad del autor o persona que los emite, así como el material visual (expcepto las ilustraciones de uso libre y de arte universal). Para cualquier comentario, duda, queja o donación (de cualquier tipo) contacte a la mano que mese la cuna en contacto@revistamarabunta.com

Otros textos

Comentarios

comments