por Carlos J.

 

Camina despacio y se detiene cada tanto. Sus ojos que miran al suelo blanco y pedregoso en verdad no lo ven. No es ciego, pero no quiere ver. Camina despacio y lo rodean mil olores. La tierra mojada por el río y las flores de los árboles, son su propio olor y él no lo sabe. Él no siente el viento entre sus manos, tampoco siente las piedras bajo sus pies. Olvidó su nombre de no escucharlo. Hace mucho que camina despacio y solo. ¿Muerto? No, no está muerto. Todavía siente el sabor de las ranas que apalcuacha a tablazos.

 

 

Ilustrado por Idu Zshugost

La Marabunta

La Marabunta

Revista Marabunta es un espacio web para la publicación e intercambio de contenido literario y artístico. Somos una organización sin fines de lucro (por ahora) y autogestionamos nuestro trabajo para acercar al público una experiencia cultural diferente. Las opiniones vertidas en cada artículo y los comentarios que le retroalimentan son responsabilidad del autor o persona que los emite, así como el material visual (expcepto las ilustraciones de uso libre y de arte universal). Para cualquier comentario, duda, queja o donación (de cualquier tipo) contacte a la mano que mese la cuna en contacto@revistamarabunta.com

Otros textos

Comentarios

comments