por Andrés Rubio Krohne

 

La Madre, con ese título consignada

por nacimiento o providencia antes que por acción,

vio, entre lágrimas y gozos, casi culminada

la que —estaba escrito— era su misión:

 

Halló en sus anormales dolores de parto

de su designio la más tortuosa premonición:

anuncio final de la llegada, jovial en harto,

del infante que llevaría su sucesión.

 

Mas ¡cuál no fue su sorpresa al distinguir

a un infinito tropel de negros alacranes

que se apresuraban a de su vientre salir,

que la espantaban con monstruosos ademanes!

 

¡Y cuál no fue su horror tan petrificante

cuando, ante la jauría de bestias, fuese a percatar

que éstas, en reemplazo de su imaginario infante

su sangre y apellido habrían de cargar!

 

 

Andrés Rubio Krohne es una de las causas de los tiempos difíciles que la Biblia auguró.

Ilustración de Idu Zshugost. Conoce más de su trabajo en su perfil de Instagram.

(Visited 388 times, 1 visits today)

Comentarios

comments