Por David Cañedo Mesinas

 

Mi señora Martinica es tan desaforada…

Ella solo devora

como las piedras devoraron la columna de mi padre.

Yo tengo un miedo de convertirme en viejo armario apolillado

y me escondo en los pliegues ventosos del vientre

de mi señora.

 

Mi señora Martinica se transforma en cocodrilo

aquellos martes y domingos en los que mengua la luna.

Yo le tengo un pavor a la cocina que arruinó la figura esbelta de mi señora.

Ella siempre prepara dos o cuatro charolas con verduras y yo no como nunca

porque soy rico en falta de hambre.

 

Martinica es tan pesada que cuando yo la cargo en brazos se rompe al viento.

Ella me cala los huesos con sus garras y me lame la piel muerta

como golosinas colgantes.

Alza un lengüetazo que palpita y mis pies arden de un terror

por verla muerta y de un abatimiento

por vestirla de cadáver.

 

Mi madre me vistió una vez de niño suicidado

yo creía tan profundamente en la metempsicosis

que intenté rodarme por las piedras

y morir devorado por las piedras, igual que lo hizo mi padre.

 

Amo tanto tiritar mi cuerpo henchido

que el día de mi boda en el que llovió un golpazo

mi mujer quedó tan escamada que volviose papel de escamas

y sus cabellos quedaron trenzados en hielo y hormigas negras.

 

Es que es un no sé qué tratando de fingirse comezón o cosquilla

que me ata al corazón un moño verde y un amor escandaloso

por reptiles suculentos como mi señora Martinica.

 

Tan cansada está ella de ulular y acurrucarse

que se traga un bonche de canicas y tijeras.

 

Entusiasmada con la idea de mi resurrección

repta hacia los roquedales en busca de mi espinazo

mas siempre se regresa con el velo aún puesto

o despierta abruptamente y sin una gota de sudor.

 

señora-coco-red

Ilustrado por Tania Ríos. Conoce más de su trabajo en su perfil de Instagram.

(Visited 340 times, 1 visits today)
La Marabunta

La Marabunta

Revista Marabunta es un espacio web para la publicación e intercambio de contenido literario y artístico. Somos una organización sin fines de lucro (por ahora) y autogestionamos nuestro trabajo para acercar al público una experiencia cultural diferente. Las opiniones vertidas en cada artículo y los comentarios que le retroalimentan son responsabilidad del autor o persona que los emite, así como el material visual (excepto las ilustraciones de uso libre y de arte universal). Aceptamos donativos en Patreon únicamente para mejorar el proyecto.

Otros textos - Website

Comentarios

comments