por Kobda Rocha

 

Yo…                …yo,

ehm…              pues,

soy…               este…

ahm…              no sé,

que…                           yo,

soy un hombre sin nombre…

soy nadie… soy un sujeto sin objeto,

humano sin hermanos, del tipo no arquetipo,

de mente demente,                            de brío sombrío,

sin sueños risueños,                               sin alma ni calma.

No sabría si supiera…                                     ni sería si pudiera.

Vivo en ciego sosiego,                                   mi camino vale un comino,

mi supuesto puesto de sastre es un desastre,                        mi paga también.

Muy, muy probablemente repruebe mi mente este acto artefacto de rehabilitación.

Sí, está bien…             es cierto, lo acepto: mi vida es bebida.                      ¡Ya, lo dije!

Ya no usaré ni abusaré de la máscara más cara que se esfuerza con fuerza para mantener

oculto el culto de la bizma abismal que saca resacas con cierto concierto y encanto en su

canto; ya no buscaré los bruscos escondrijos arijos del imitador delimitado por esos osos

porosos que parece que se aparecen cerca de la cerca cuando me deslizo liso por el viejo

viaje tras era trasera; me alejaré y dejaré el pesado pasado posado en mi pisada pesadilla.

Les cuento mi cuento… es mi casa escasa quizá de riqueza material: casi todo es de lodo;

el techo maltrecho y los muros armados con esmero somero, la cocina cochina, la silla de

arcilla, la mesa es promesa, la cama fabricada con fibras de camal para carcamal, el baño

con daños, sin tina latina, sin agua caliente ni pasta de dientes. Mi familia… mi… pues, sí.

Te conviertes. Viertes té, pero no lo ves ni lo bebes; batallas por las botellas, estragos por

los tragos; trabajas, te rebajas por el vino divino, puedes hasta humillarte por conseguirlo

y seguir lo demás en vasta subasta. Ésta es, pues, la rutina en la retina de aquel que añora

las horas de las señoras que adora. Ése eres tú cuando eres él. Cada día la caída te lastima

la estima con su lástima clástica y su clásica elástica; cada mañana el daño aledaño hecho

por el sol que gira a tu alrededor y el girasol creado al rededor de los daños a tus peldaños

internos alternos destroza los trozos de tu razón, corazón y espíritu vital. Y así es a diario:

abecedario sin versos inversos. Todos los días contemplas con temple de cierto desierto el

rastro del rastrillo por tu rostro rastrero sin diestra siniestra: cortadas recortadas, las orejas

disparejas, los ojos rebojos, despojos de gorgojos rojos en tu boca que desemboca en ríos

fríos de baba rebaba. Mas una parte sí se imparte aparte, pues comparte arte y empresta la

respuesta a la zozobra que te sobra: el cabello tan bello como la espuma que se esfuma en

la marea que marea incluso al recluso marinero-capitán. El resto es un arresto del tiempo

a destiempo: busto robusto, manos de romano, dedos de cerdo, pecho sospechoso, brazos

sin abrazos, el cuerpo entero se entera de lo grosero, de lo grotesco de la fealdad. Olvidas

las vidas insurgentes de gente que ha sufrido confundido como tú, como ahora en la hora

de hablarles y ablandar el corazón al blandir las armas que desarmas con honores y valor,

sin temores ni dolor. Al salir la sal e ir a casa, la cosa se sacude cuando acudes con quien

posa como esposa porque sabe que no es ave de la paz; es capaz de acabarte y de cavarte

una tumba que retumba por semanas cuando emanas los olores de colores por los lares

bipolares para castigarte más. Pero no más. ¡Es un trato: mi retrato no será! Mis hijos

lo sabrán. Me conocerán y reconocerán a su padre con amor, sobrio, sin alcohol.

Un padre sin deudas, sin problemas, sin cáncer, sin otra familia escondida.

¿Cómo se siente ahora, señor?                                                              Mucho mejor… desahogado, liberado.

¿Quiere decir algo más?                                                                               No, muchas gracias, eso es todo.

Entonces, no nos queda más que darle la bienvenida. ¡Démosle, por favor, un aplauso a nuestro nuevo compañero!

Elprimerpaso_Saiidko_Inlakesh

Ilustrado por Saaidko Inlak Esh. Conoce más de su trabajo en su página de Facebook y su perfil de Instagram.

(Visited 515 times, 1 visits today)
La Marabunta

La Marabunta

Revista Marabunta es un espacio web para la publicación e intercambio de contenido literario y artístico. Somos una organización sin fines de lucro (por ahora) y autogestionamos nuestro trabajo para acercar al público una experiencia cultural diferente. Las opiniones vertidas en cada artículo y los comentarios que le retroalimentan son responsabilidad del autor o persona que los emite, así como el material visual (excepto las ilustraciones de uso libre y de arte universal). Aceptamos donativos en Patreon únicamente para mejorar el proyecto.

Otros textos - Website

Comentarios

comments