Por Paris Carbo

 

La nueva forma de comunicarse es con imágenes,

aparentemente,

el mundo transcurre lleno de ojos,

y ya nada es un secreto,

nada dejamos que lo sea:

tenemos internet.

 

Conversaciones con dos segundos de retraso

entre dos pantallas,

fotografías instantáneas

visibles para todos

tomadas con cámaras, celulares,

computadoras, televisiones,

esferos, bolitas, y vaya uno a saber.

 

Cuartos controlados por medio de un control remoto,

control de la lavadora, de la cocina,

de la alarma que al final nunca nos despierta a tiempo:

es muy sencillo apagarla.

 

Momentos especiales sin privacidad,

te conviertes en tu propio paparazzi

lleno de hashtags y etiquetas,

lleno de likes en al menos tres redes sociales

con una foto en la que sales tú solo,

sin sonreír ni mirar, siquiera:

el atractivo estaba en el filtro que usaste.

 

¿Cómo hablar cuando lo que domina es una foto?

“Dice más que mil palabras”, dicen,

hablamos y creamos imágenes,

tanto en nuestra cabeza como en la otra.

 

Emoticones, caricaturas y gráficos,

¿qué es lo que se habla, entonces?

Sabemos que en el arte la literatura perdurará,

pero, en nuestras vidas, ¿cómo?

 

 


Paris Carbo es un pseudónimo (mi nombre real es Estefanía Quevedo). Lo escogí para tener un personaje diferente en la enorme dimensión virtual aparte de mi misma. Capricho personal, supongo. Estudio en la PUCE del Ecuador, mi país natal, Licenciatura en Ciencias de la educación, pero también he escrito un poco, hace rato con mi hermana creamos este blog: http://bassrai.blogspot.com/, en el cual, casi todas las colaboraciones son mías, y ya que he visto tanto, pero tanto tiempo su petición, aquí está un pequeño poema que, por cierto, aunque no es tan vanguardista, tampoco es tan reciente. La forma de los versos está inspirada en el escritor ecuatoriano Augusto Sacoto Arias y la calidad la juzgaréis vosotros, así que gracias y buenas noches.

(Visited 275 times, 1 visits today)

Comentarios

comments