Últimos artículos


También puedes leer:

  • Fulgor mendaz

    Fulgor mendaz

    por Manuel Santana   Todos en el pueblo dormían tranquilos a sabiendas de que el idiota cuidaba la puerta. Al caer la tarde se congregaban en la plazoleta del soportal y allí aguardaban la aparición del singular mecenas. A punto del anochecer él aparecía y …

Columnas